jueves, noviembre 08, 2007

¿Qué es un gorila? ¿Qué es un peronista?

Las elecciones han provocado reacciones curiosas. Algunos peronistas (que sin duda son gorilas), alertan sobre futuros ataques de los gorilas (algunos de los cuales merecerían ser peronistas); por su parte, los gorilas (que jamás querrán ser peronistas), se indignan por el accionar de los peronistas que no lo son.

Otros gorilas, que no saben porqué lo son, asumen irrazonablemente que todos los peronistas son, en realidad, lo que los peronistas en serio llamamos gorilas. Y los peronistas (los que somos peronistas) observamos el descalabro sin comprender cómo es posible que no comprendan nada.

Mientras tanto mi vieja, que ya tiene 85, afirma: ¡así anda el país! Y la verdad es que el país no anda tan mal, pero andá a explicarle a gorilas-gorilas, gorilas-peronistas y peronistas-peronistas, que las cosas no son soplar y hacer botellas.

En principio, es evidente que la cuestión es confusa. Digo, que me parece que se nos han mixturado tanto las bebidas, que los que creen que son algo, actúan como si fueran lo otro y viceversa, mientras que los que creen que no son nada, al no actuar, piensan que salvan sus papeles del incendio, mientras en realidad están trocando su DNI por un chupetín de menta.

Y entonces escuchamos a gorilas-gorilas que siguen insistiendo en que Evita era puta, pero en verdad les digo que ésos importan menos que una aceituna pasada.
Y vemos a peronistas-gorilas aullando sus loas al General y a la Santa, mientras regalan los recursos naturales, confían en el derrame capitalista y nos meten por la oreja que sí, que el peronismo es Justicia Social, pero que no hay que exagerar porque tampoco queremos ser Cuba, che, y después de todo pobres hubo siempre.
Y les comento que prefiero a algunos peronistas-fundamentalistas cristianuchis (antes se los llamaba peronistas-fachos), porque al menos esos tienen claro que con la Nación no se jode, y aunque está claro que pueden odiar a “los marxistas”, en realidad lo que proponen (aunque no lo sepan) es un socialismo con Jesús como Presidente Vitalicio pero (inevitablemente) Honorario, lo que en última instancia no es tan jodido como parece, o por lo menos a mí no me saca ni me pone nada.

Pero entonces: ¿Si hay peronistas-gorilas, qué cornos es un gorila? ¿Es realmente una antinomia demodé digna de mi tía vieja? ¿O es que lo demodé es el término, pero lo seguimos usando a falta de otro mejor? Dejando a Delfor de lado, lo cierto es que un Gorila-gorila es aquel que sigue insistiendo en que TODOS los peronistas somos tontitos que defendemos al General que nos cagó a lo largo de décadas. Que TODOS los peronistas somos tontitos que creemos en un peronismo que “evidentemente” ya no existe aunque una buena cantidad de gente (observen que no escribo “pueblo” para no incomodarlos) siga diciendo muy suelta de cuerpo “yo soy peronista”. Y que sigue afirmando que Menem, Duhalde, Cafiero, Grosso, y miles de otros “son” el peronismo, negándose a escuchar que no, que son “el partido”, que el peronismo es otra cosa. Pero no nos confundamos: esos no son los que no saben porqué son gorilas. Son los que no quieren saberlo, porque si lo averiguaran dejarían de ser gorilas-gorilas para convertirse (por lo menos) en gorilas-peronistas ¿se entiende?

“A ver, papá –me interrumpe mi pibe que tiene diez años y está leyendo de ojito- pero si hay gorilas-gorilas, y gorilas-peronistas, y peronistas-fachos ¿Qué carajo es un peronista-peronista?”
Como comprenderán, no acostumbro permitirle a mi hijo tamañas insolencias, pero por respeto al tema no puedo menos que explicarle:

-Un peronista-peronista es aquel que tiene claro que el peronismo representa más que su simple historia política, y que mientras esto siga siendo así, es la identidad nacional y popular del pueblo argentino. ¿Entendés?

- No.

- A ver: un peronista-peronista sabe que Perón no quería romper el sistema, sino lograr una sociedad más justa. Sabe que con eso no alcanzaba, pero entiende que era lo máximo que el pueblo argentino podía hacer en esa época, y por eso lo rescata. Sabe que el General penduló permanentemente entre el capitalismo y el socialismo y que en su tercera presidencia se definió equivocadamente por el capitalismo porque estaba viejo, porque había perdido parte de sus facultades y de su empuje, pero que eso no lo invalida ni para el pueblo ni para uno, porque a partir de las bases sentadas por el peronismo se puede continuar el camino. ¿Entendés?

- Nnno.

- Ufa. El peronismo-peronismo sabe que con “más Justicia Social” no basta, porque “más” o “menos” es una cuestión de “más o manos explotación”, o “más o menos injusticia”. La Justicia es Justicia, no puede medirse en plata. Pero además, el peronismo-peronismo tiene claro que no puede haber Justicia Social si no hay Independencia Económica, y eso significa que el país no puede estar atado a los designios de ningún otro país que quiera sacar ventaja de lo que nuestra gente produce. Y finalmente sabe que para que haya Independencia Económica tiene que haber Soberanía Política, que permita a los gobernantes tomar las decisiones económicas correctas. Por eso, la soberanía política nacional significa que el gobernante tiene que tener el poder para defender esas decisiones contra cualquiera, y para eso necesita al pueblo movilizado y preparado. ¿Entendés?

- Ah, ¿Como Fidel?

- No hijo, no. Porque Fidel es socialista, y entonces es marxista, no peronista.

- ¿Y?

- ¿Y cuántos países conocés en los que el socialismo haya triunfado y se pueda vivir en ellos?

- Cuba. Es linda.

- Si, bueno, pero también es peligrosa. Los peronistas-peronistas preferimos hablar de socialismo nacional.

- ¿Y la diferencia cuál es?

- No tengo la menor idea. Andá a dormir, que es tarde.

-Bueno, más o menos entendí lo del peronismo, y entiendo que haya gente que no quiera el socialismo nacional porque no les conviene. Pero ¿porqué hay gente que sí quiere el socialismo pero también es “gorila” como vos decís?

- Bueno, te lo explico, pero después te vas a dormir que yo tengo que terminar la nota. Resulta que el socialismo nuestro, el “socialismo” peronista es de negros brutos. En realidad, no sabemos cómo ni cuando, ni de qué manera vamos a cambiar el país. Solamente queremos cambiarlo, y vamos caminando para eso, y creemos que cuantos más seamos, mejor. Eso incluye, muchas veces, caminar con gente que no te cae bien. Gente que sabés que te puede traicionar, pero mientras tanto te sirve. ¿Entendés?

- Si, es como en los juegos de estrategia en internet.

- Exacto. Pero hay otros compañeros, que se dicen socialistas, que prefieren tener todo clarito antes de dar un paso. Entonces se juntan y discuten todo, y deciden cómo van a caminar, para qué lado, con quienes van a hacerlo, dónde van a descansar y quienes pueden acompañarlos y quienes no. Cuando tienen todo clarito, avanzan.

- ¿Y siempre se ponen de acuerdo?

- Casi nunca. Por eso es que para ellos nosotros no somos una buena compañía. Ellos piensan que dejamos muchas cosas para discutirlas después porque no las entendemos o no las sabemos.

-¿Por eso es que dicen que los peronistas son tontitos como vos escribías?

- Bueno, no lo dicen así, pero en realidad ellos creen que si uno no ha estudiado, no puede hacer una revolución. Y lo que pasa normalmente, no siempre, es que cuánto más estudiás, menos pueblo te sentís, menos entendés a los que no han estudiado y entonces los que no han podido estudiar no te dan bola. Eso es lo que les pasa.

- ¿Entonces puedo dejar de estudiar?

- No te hagás el pelotudo y andá a dormir, que mañana hay colegio.


Enrique Gil Ibarra (noviembre del 2007)

1 Comentarios:

A la/s 5:34 p. m., mayo 01, 2009, Anonymous Anónimo dijo...

TERMINO GORILA
En la actualidad el concepto del término gorila se torna muy ambiguo, casi contradictorio en algunos casos, como consecuencia de que los sectores “defensores de la derecha política y de aplicar medidas antipopulares y/o autoritarias” pasan a integrar una alianza política de derecha neoliberal, autodenominados partido peronista disidente, en donde se agrupan actores de la derecha más recalcitrante de la República Argentina, dando de esta manera origen a un nuevo término “peludos” (por las características peludas del gorila) para referirse a los exponentes de este nuevo movimiento peronista contradictorio por su marcada tendencia antiperonista y antipopular y el termino “bestias peludas” (en alusión al mono gigante King Kong) para referirse a los exponentes de extrema de esta ideología.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal