lunes, marzo 24, 2008

Hoy (otro 24)

Que mal humor tengo. Hoy. No voy a negar que me tomé mis tres cafés de desayuno, leí los tres diarios diarios, vine a la radio. Me pregunté cuatro veces si iba a “hacer micrófono” hoy, como todos los años. No. No quiero más. No tengo nada para decir. En realidad, tampoco para escribir. Abrí el Word como quien no quiere, sabiendo que no iba a poder parar. Después. Acto a las 11. Voy a ir, claro. Qué remedio. Pero la verdad es que no quiero más. Como pensaba, la ciudad está vacía. Nadie volvió. Me imagino cómo estará allá. Me parezco falso. Estoy cansado. Cansado de la letanía de los muertos. Cansado de los inocentes. Harto de los pozos. No era eso. No era así. Es buena la justicia, la verdad, pero no así. Paren de llorar. Me cansan. Nos cansan a todos. No era así. Un feriado que agota, que mata. Nadie escucha. A nadie le interesa escuchar. Todos cerrados. Es un día más. Debería. Es otro país. No nuestro, otro. Ya no estamos. Inocentes. Asociamos derrotas. No era así. Todos los años, uf. Es porque no estamos. ¿??? ¿Qué no estamos? Estuvimos, están ¿qué es lo que quieren? ¿Porqué repiten y repiten? Son excusas, son verdura, son nada. Basta de boludeo, basta de memoria trucha. Se hizo, no se hizo, ¿se acabó? Parece. Queda un feriado y cuatro locos. Ni siquiera siete. Me tienen podrido de verdad. Las cuentas no me cierran. “Conmemoran”. Conmemoran muerte carajo. Lloran pa’ no pelear. Perdón. No quise. Pero se sale. ¿No lo ven? Ahora sí somos derechos y humanos. Lo lograron. Nos matan todos los años. Hoy. Así no se puede vivir. Ni putear. Ni reír. No se puede crecer. Ni pensar. Ni construir. Enterramos las armas y los dolores. Pero caramba, nos queda la memoria. No jodamos. Para hacerlo así, sumemos la cobardía y esa angustia, la pérdida y el sueño, los castigos, y abramos bien el culo para meterlo todo, bien apretado, y que la mierda brote con la sangre. Que se olviden, si es preciso para que la historia nazca. Pero no me rompan más los huevos. Se llora solamente el día de la victoria. Basta.

EGI - 24 de marzo 2008


Edito nota aclaratoria por si quedan dudas: Escribí esto porque veo en los actos a los mismos que hace 15 años te miraban con asco si uno decía Montoneros, o ERP. Pero lo malo es que, aunque ya no se animan a mirarte con asco, igual se les nota. Se les nota porque te miran de coté, y te obsequian con esa linda media sonrisita temerosa, y te das cuenta que les gustaría preguntarte si la violencia se contagia.
Porque los dos demonios siguen estando en la mayoría enorme de la gente. Claro que mediatizados por el número mágico de 30.000. Tantos desaparecidos no pueden ser malos.
Todo guachito progre que dice seriamente "que los muchachos se equivocaron al usar la violencia", está abonando a los demonios. Porque hablan de los muertos y los siguen matando cuando dicen "estudiante", "obrero", "profesional". Nunca dicen era combatiente, la pertenencia parece que no existiera, parecen "militantes de la vida". Así, como un polvito seco.
Carajo, quiero ver a alguno de los que discursea decir clara y firmemente éste era mi cumpa, era un cuadro combatiente del PRT. O era mi hermana, una oficial de Montoneros. Nunca se habla de los muertos en combate, porque esos, que no son desaparecidos, no deben ser recordados, eran violentos.
Tranqui, hermanos, mañana se me pasa, y vuelvo a ser políticamente correcto como corresponde a un dinosaurio que se respete.

2 Comentarios:

A la/s 11:32 p. m., marzo 24, 2008, Anonymous Betobrick dijo...

Hendrix, Hendrix, que no se te pase nunca. Gracias y un abrazo.
Betobrick

 
A la/s 7:53 p. m., marzo 25, 2008, Anonymous Anónimo dijo...

esta manera de recordar la construimos entre todos, en el todo estamos los sobrevivientea, expresos,exexiliados,otros excombatientes,asumamos la autoria y se creemos que hay otra empecemos a construirla.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal