domingo, octubre 18, 2009

Lealtad: "DIEZ PALABRAS SIMBÓLICAS"



Por Ramón Carrillo (New York, febrero de 1955)

"La Lealtad es una cosa de la que todo el mundo habla y muy pocos la practican, por la sencilla razón de que no es una posición espiritual al alcance de todo el mundo, ni todo el mundo está preparado para ser leal.
La Lealtad es una virtud que elige sacrificio, riesgo, valentía, preocupación y cuesta además mucho trabajo. No es más que una forma superior del amor.
La Lealtad es una resultante de las diez virtudes del hombre:

1. De la SOLIDARIDAD con los humildes y desgraciados, y con todos aquellos a quienes les brinda su amistad, simpatía o afecto.

2. De la TOLERANCIA para saber perdonar al jefe, al amigo o al subordinado sus pequeños errores y defectos humanos, propios de la imperfección.

3. De la VERDAD, o sea la aptitud para sabérsele decir al amigo, al jefe o al subordinado, y decirle con la prudencia del sabio, la persuasión del maestro, la energía del hombre, pero decirla, si es que de su conocimiento el amigo puede escapar de la traición y la felonía.

4. Del CONOCIMIENTO para extraer todo aquello que permite saber por qué se es leal a una persona o a un ideal o a su patria. Con las personas hay que ser sólo consecuentes, pero hay que ser leal a lo que ellos representan o simbolizan.

5. De la LIBERTAD, porque sólo siendo independiente (y dotado de valor) se pueden afrontar las consecuencias angustiosas que tarde o temprano acarrea la Lealtad. Sólo en la Libertad se es leal sin titubeos.

6. Del AMOR, porque el amor no se conquista ni se retiene sin lealtad que, a su vez, no es más que una forma superior del amor, lo que no está al alcance de cualquier desgraciado.

7. De la FE. La fe implica la confianza, porque sólo se es leal a aquello en que se confía ciegamente.

8. De la ALEGRÍA, porque no hay mayor fuente de emoción íntima y profunda que la satisfacción del saberse leal, de no haber violado jamás la palabra dada, ni el compromiso contraído, ni el deber. Deber, palabra, compromiso, si no se cumplen, originan tristeza y angustia. Sólo la Lealtad es fuente de alegría.

9. De las UTOPÍAS. Todo idealista (un grado más allá) utopista, es forzosamente leal a sus ideales y escéptico con respecto al cumplimiento total de las utopías.

10. De la HONRADEZ. La honradez no es más que una forma parcial de la Lealtad. Se es honrado, porque antes se aprendió a ser leal; la lealtad origina la honradez humanizada e inteligente, y no la honradez estúpida y mojigata de los libros de moral. Hay que ser honrado y comprender que otros no pueden serlo, sin humillarlos y difamarlos por eso. Enseñarles y evitar que sigan la labor fácil y no crear condiciones de organización tales que estimulen la deshonestidad. Muchos son deshonestos porque la oportunidad y la tentación se les brinda todos los días. Sólo en último extremo castigar al deshonesto. Pero entonces sí, castigarlos con toda la fuerza y el poder disponible.

Mucha gente roba un pan; esa persona no es deshonesta ni un delincuente. Es un hombre."

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal