viernes, octubre 09, 2009

Terapia de palabra

La experiencia comunicacional y social de "La Colifata"

Por Gustavo Torres

Todos los sábados, pacientes e integrantes del hospital José Borda, a los que se suman ex pacientes e invitados, hacen una radio que nació sin apoyo institucional, sin medios técnicos ni económicos; bastó un grabador y una metodología apropiada. “El manucolifatismo esta avanzando en el mundo y no va hacer ninguna revolución, porque ya es la revolución”, afirman. Y denuncian el proyecto inmobiliario de Macri para convertir el predio en un barrio premium. Promovida e ideada por el psiquiatra Alfredo Olivera, cuando aún era estudiante, nació para ser una herramienta de comunicación entre los pacientes, para que volvieran a ser protagonistas de sus palabras.

Uno de ellos es Hugo López, un paciente de 75 años, quien hace más de cinco que es parte de radio “La Colifata”. Hugo destaca que es “una manera de entrar en contacto con la sociedad mientras uno trabaja por su mejoría clínica, contra la exclusión y contra el estigma social de la locura”. Creada el 3 de agosto de 1991, “La Colifata” es la primera emisora en el mundo hecha por internos de un hospital psiquiátrico. Además de ser un proyecto pionero, es inspirador de muchísimas experiencias internacionales: unas 40 experiencias similares en Europa y América Latina.

Sus integrantes hoy son protagonistas en videos musicales, campañas publicitarias y películas. El cantante francés Manu Chao participa en varios proyectos con los internos, y su último disco “La Colifata” fue grabado con la colaboración de los residentes del Borda. Durante abril de 2009, el famosísimo productor Francis Ford Coppola “terminó en el Borda” para rodar en “La Colifata” algunas escenas para su último film, Tetro.

En la charla con Hugo López, nos afirma que apoyan el proyecto de radiodifusión y que en “La Colifata” se abrieron debates sobre el tema para todos los presentes, incluidas las visitas. También denuncia al proyecto inmobiliario para cerrar el Borda para convertir a Barracas en barrio Premium, encarado por el actual jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

-¿Desde cuándo estás en “La Colifata”?

-Soy uno de los viejos, viejo de edad. Hace más de 5 años que estoy en La Colifata. Tuve una primera crisis mental en 1987, y cuando estaba por sufrir de nuevo una recaída, un amigo que fue panadero del Borda me recomendó ir allá, además de sugerirme que conozca a La Colifata, le pregunté que era y me respondió que era una radio. Desde esa vez me integré y enfrenté al micrófono, después vendría la Televisión, formando parte de Colifata TV con Pedro Saborido, el que ahora está trabajando con Capusotto. Al enfrentar una cámara, un micrófono, uno pierde la coordinación, más aun cuando uno sufre alguna crisis mental, pero después vas perdiendo temor. El problema después es enfrentar el manicomio de afuera, porque adentro, al estar internado, tenés comida, techo, atención mala, pero algo tenés. Entonces afuera vos decís, y ahora de qué trabajo, dónde voy si no tengo nada, entonces te agarra miedo y te manicomializa. Si tenés alguien que te tome de la mano, te saque del laberinto, fenómeno, pero muchos no tienen a nadie se quedan internados 15 o 20 años, y después son fantasmas, se deteriora la gente, como no hay un Estado o alguien que lo proteja cuando están afuera. Ese es el problema que tiene el manicomio, que no tendría que existir, porque es algo del siglo pasado. En algunos lugares del mundo se ha avanzado con otro sistema de salud mental, con prevención y tratamiento, pero en países atrasados como el nuestro seguimos padeciendo este sistema, más aun con el recorte que esta aplicando el gobierno de la ciudad.

-¿Qué caracteriza a la radio?

-Para empezar, no hay censura para nada, cada cual opina lo que le parece, siempre con respeto, ya que no tratamos de agredir a nadie, pero hablamos sobre todos. Es una radio común, donde hay audiciones sobre política, humor, canto, poesía, sin discriminaciones y para todos.

-¿Y qué significa para ustedes este espacio de expresión?

-Una manera de comunicarnos, tanto para adentro como para afuera, ya sea por correos electrónicos, teléfonos, cartas o a través de la gente que nos visitan. Todos los sábados (14:30 hs. a 19:30 hs), 30 a 40 personas presencian el programa, vienen de muchos países. Somos más conocidos afuera, que en la Argentina. Como en España, por una publicidad que hicimos para la campana de Aquarius, dentro de ese spot salió la historia de La Colifata y eso nos hizo conocidos en casi todo ese país. Esta experiencia también fue llevada a otros países, por citar algunos: Alemania, Francia, Italia y Uruguay, en Sudamérica. Se hicieron Colifatas por todo el mundo y hace dos años hicimos un encuentro de todas estas radios. Fue una experiencia hermosa, una felicidad impresionante, se debatió sobre la salud mental, sobre la problemática del mundo, se opinó de muchos temas. Yo dije en aquella oportunidad que si los locos nos reunimos sin ningún problema, consensuamos, dimos un documento final, porqué los cuerdos cuando se reúnen no dan soluciones a este despelote que tiene el mundo. Todos aplaudieron, vamos a ver si tomamos el poder nosotros, basta de cuerdos mediocres e incapaces, quizás podemos solucionar las cosas nosotros. Y cuando vino Manu Chao en el Borda, dije: “el manucolifatismo esta avanzando en el mundo y que no va hacer ninguna revolución, porque ya es la revolución”. Así que espero que este delirio se pueda cumplir. Colifato quiere decir: persona o loco, que quiere que todo el mundo sea feliz, que no haya más pobreza, que no haya guerra, no haya miseria; ya que vivimos en un planeta que puede cubrir las necesidades de todo el mundo.

-¿Tienen opinión respecto al debate de la Ley de Medios?

-Al proyecto de nueva Ley Audiovisual lo apoyamos, porque va ser la libertad de poder informar y no de desinformar, como hacen algunas radios o canales de televisión, que facilite para que las personas tengan acceso a todos los canales de la televisión. No como ahora que hay que pagar más de 100 pesos y mucha gente no tiene ese dinero y se tiene que conformar solamente con cuatro canales. Una vez me dijo un maestro: “no se olviden que los medios de comunicación son más poderosos que la bomba atómica, que la bomba de hidrogeno, que cualquier armas de guerra más poderosa, porque es la que hace que la gente se concientice o la idiotiza”. Los grupos de poder se molestan con esta iniciativa, tienen miedo de que la gente algún día se despierte de su largo sueño embrutecido. Espero que despertemos, ya que tenemos el derecho de ser felices, no venimos al planeta a sufrir, sino a disfrutar.

-¿En esto también está la opción de recuperar la palabra?

-Claro, hay que recuperar la palabra, pero no solamente eso también hay que recuperar territorio, porque nos están sacando los territorios. La gente no tienen donde vivir, están marginados en villas miserias, mientras los otros se babean en champagne. Ahora los Altos de Barracas son codiciados para hacer negocio inmobiliario y no hay que permitir eso, pienso que la gente tiene derecho a un lugar de esparcimiento.

-¿Desde radio Colifata están denunciando este proyecto inmobiliario?

-Se lo están haciendo conocer a la gente, que esto tiene que ser un parque para que disfrute la gente, un lugar de salud, de cultura, de arte y de entretenimiento. Y debe haber un cine, un teatro, pero para la gente, no para un grupo de privilegiados. Un restaurante donde lo atiendan a la gente con discapacidad a un precio módico, que un café lo pueda cobrar a 1 peso y que la gente vaya ahí a tomar mate en ese hermoso parque lleno de árboles, eso es lo que queremos nosotros.

-¿La libertad es terapéutica?


-Un programa de salud debe ayudar para la reinserción social de los pacientes, así como se recuperó el manicomio de Trieste o el de Milán, a través de la Ley 180 que usó Franco Basaglia en Italia, un hombre que luchó contra el estigma de la locura y logró hacer una Ley. Los manicomios se transformaron en lugares dignos, para que disfrute la gente, y que los enfermos tengan una corta internación cuando tiene una crisis para después volver a la familia, a la sociedad, a ser útil y no convertirse en un andrajo o en un fantasma. Eso es lo que queremos nosotros y espero que se cumpla, porque estamos en una época especial, de cambio, muy linda de vivir para ser un autor y no un espectador. Así que tenemos ese delirio, pensamos de todo va cambiar para bien. Ante el pesimismo de la razón o ponemos el optimismo de la esperanza, eso lo dijo Franco Basaglia y me quedo en la cabeza, aunque en el barrio me dicen el degollao, porque dicen que no tengo cabeza. No importa (se ríe). Le digo a toda la gente que venga al Borda y a la Colifata y conviértanse al colifatismo, que es la única solución en este mundo.

-¿Qué significa la comunicación para los Colifatos?


-Para nosotros la comunicación es una manera de dar y recibir afecto de la gente con esperanza, a pesar de la enfermedad, la tristeza y el sufrimiento que uno tiene en una crisis. La Colifata es una radio para la salud, para curarse esta sociedad enferma.

La radio de los internos y ex-internos del Hospital José Borda queda en Ramón Carrillo 375, Capital Federal. Para sintonizar LT22 Radio La Colifata en Internet, http://lacolifata.openware.biz/index.cgia. El locutor Lalo Mir, es el presentador oficial de la emisora. Para escuchar en vivo hay que llegar en horario de transmisión, los sábados de 14:30 hs. a 19:30 hs.

Para participar de los debates, reflexión y opinión de los colifatos pueden participar los oyentes a través del foro en la página de la radio. La denominación oficial de la emisora es: Asociación Civil “La Colifata” Salud Mental y Comunicación. ¡¡Yo sé que estoy piantao!! Email: radiolacolifata@gmail.com.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal