martes, septiembre 01, 2009

Andá a cantarle a Oliver Stone

Youtube acaba de cerrar la cuenta de "elortiba"

La empresa Youtube acaba de cerrar la cuenta donde teníamos cientos de
videos, casi completa la película de Leonardo Fabio Sinfonía del
sentimiento en una coleccion de fragmentos de 10 minutos que llamamos
Historia del peronismo y que muchos sitios web reprodujeron hasta hoy;
un video con la voz e imágenes de Pablo Neruda que había alcanzado
1.300.000 mil visitas (sí, un millón trescientas mil visitas) y otros
documentos para nosotros y nuestros visitantes muy valiosos,
acumulados desde el año 2006. Y de yapa 1700 suscriptores. La cuenta
en Youtube la abrimos hace más de 3 años a los efectos de reproducir
videos, nuestros y ajenos, en el sitio.

El motivo del cierre es haber subido (¡hace dos años!) un fragmento de
la película Looking for Fidel. Esta es la comunicación:

This is to notify you that we have removed access to your video,
Oliver Stone -Looking for Fidel, as a result of a notification by
egeda claiming that this material is infringing.


No es que a Youtube le llevó 2 años descubrir la infracción, es que
recién ahora la empresa dueña de los derechos de autor de la película
le ha pedido a Youtube el retiro del video. La política de Youtube es
realizar una advertencia, si verifican una segunta infracción
directamente cierran la cuenta. En nuestro caso la primera advertencia
nos la había hecho hace unos años por un video con fragmentos de un
especial de Canal 13 sobre el terrorista Astiz.

Aunque en cierto modo resulta muy reconfortante victimizarse desde una
épica cuasi romántica batiendo el parche de la censura o la
persecusión ideológica, no iremos a caer en ese engañoso consuelo. La
realidad es más patética. Youtube, empresa capitalista, está
presionada por otras empresas capitalistas, que amenazan con acciones
legales si algún anónimo usuario de Youtube pretende socializar sus
productos sin pagar sus ganados y sacros derechos de autor. Y Youtube
entonces oficia de censor. En realidad es parte del engranaje que
propicia la sacralidad y defensa de la propiedad privada sobre
productos intangibles o intelectuales como las imagenes de un video.
La propiedad privada, todo el mundo lo sabe, es intocable, mientras
subsista el mezquino, angurriento y miserable sistema capitalista no
queda otra alternativa que ajustarse a sus normativas. O hacer una
revolución, claro. Aunque esto último es un poquito más difícil que
trasgredir las normas de una empresa norteamericana.

No sirve la puteada. No sirve la indignación. En nuestro caso lo que
nos haría falta es disponer de suficiente espacio de almacenamiento y
reproducir videos desde nuestro propio servidor. Obviamente no podemos
hacerlo porque no somos una empresa comercial y por ende carecemos de
recursos para ese emprendimiento, el sitio apenas se autofinancia con
publicidad privada. Y aunque recibimos muchos elogios por los
contenidos nadie nos banca ni subsidia. No se puede utilizar gratarola
un servicio privado norteamericano como Youtube, transgredir
ingenuamente sus normas y después quejarse si nos tratan mal. A las
empresas comerciales con fines de lucro, como corresponde en todo buen
capitalismo, no les interesa otra cosa que el dinero y evitarse
problemas legales.

Pero aún en el capitalismo Internet es un vasto universo donde la
propiedad privada está en permanente discusión. Si tuvieramos los
videos en nuestro servidor los dueños de los derechos lo pensarían dos
veces antes de emprender una amenaza de acción legal desde otro país
por un videíto de morondanga. En todo caso habría una notificación vía
email con una solicitud de levantar el material, notificación que
evaluaríamos y le daríamos bola si se nos canta, o si así nos lo
sugiere un asesor legal. Pero otro sería el cantar.

Lo que nos pasó con Youtube es producto de la dependencia económica y
tecnológica. Nos pasa porque somos pobres y no podemos contar con una
estructura de servicio para albergar 10 Gb de espacio exclusivo para
videos y tasa de transferencia ilimitada. No es ni siquiera un
problema ideológico, en el fondo es un simple, brutal y castrófico
problema de recursos económicos.

Seguiremos buscando espacios alternativos, metiéndonos en cada
hendidura que la mano invisible del mercado aún no haya tocado,
seguiremos usufructuando las inmensas posibilidades gratuitas de
Internet para socializar conocimientos, pero somos conscientes que en
el contexto mercantilista la única salida posible es salir del
capitalismo de subsistencia. O sea de la pobreza. Y unirnos con otros
en una sociedad de pequeñas fuerzas unificadas a fin de confrontar con
los poderosos. Y claro, hacer la postergada, la deseada y anhelada
revolución que hace falta. Porque cuando seamos capaces de hacerlo ya
no habrá dueños y las cosas serán de todos.

"Ahora andá a cantarle a Oliver Stone", seguramente pensó el empleado
de Youtube cuando hizo clic para cerrar nuestra cuenta.

www.elortiba.org

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal