viernes, mayo 02, 2008

“Las vidas de ustedes siguen siendo nuestras”

(le dijo a Juan Puthod uno de sus secuestradores)

Imbéciles, no insistan. Mi hijo de diez años, que aún ve dibujitos, les respondería: “silencio, pequeña insignificancia, nulidad pretenciosa”.
Nuestras vidas son nuestras, no de ustedes. Lo son porque ya hace 30 años las hemos ofrecido a voluntad propia y, si nos han sido devueltas en préstamo temporal, es porque miles de compañeros y compañeras han saldado por anticipado un pagaré de sangre y dolor que nos compromete hasta el último día. Nuestras vidas son nuestras, y ninguno de ustedes, mercachifles, puede pagarlas, porque los miles de días de estos 30 años son un superávit no descontable.

Nadie le robará a Juan Puthod su lucha de estos años por los derechos humanos, su trabajo en la radio, su familia. Nadie puede apoderarse de la satisfacción que produce leer a Gelman todavía, caminar por las calles, construir una familia, compartir el amor. Nadie nos quitará todo este tiempo de disputa para desarmar ideológicamente la teoría de los dos demonios; ningún secuestro nos robará los juicios a las Juntas, las condenas de Videla y Massera, la extradición de Almirón, los juicios de la Verdad. No podrán borrar de la memoria de mi hija mayor la recuperación de la ESMA, ni la conciencia de los vuelos de la muerte. Mi hijo menor no olvidará porqué se conmemora el 24 de marzo y el 22 de agosto, ni porqué su padre hoy casi no tiene amigos.

Podrán, si, arrebatarnos la muerte. Podrán anticiparla un poco, agregándole el infaltable condimento del tormento y el miedo. Lograrán quizás (nuevamente) arrastrarnos a la indignidad de un cuarto oscuro y sucio, de una hedionda capucha ensangrentada, de la última exhalación solitaria y dolorosa. Es posible que consigan arrancarnos de las letras, los amores, las construcciones laboriosas de estos años. Pero estarán robándonos cuando mucho un trozo de futuro individual. Importante, deseado, maduro, pero no imprescindible. No indispensable.

Nuestras vidas ya son, y lo que con ellas hemos hecho demuestra la derrota de ustedes. No nos han vencido, no nos vencerán. Pueden llevarse a algunos, pueden aterrorizar a otros, pueden creer que nos volverán cobardes. Tal vez lo logren, de una particular y privada manera. Pero así como la historia en verdad no se repite, no podrán borrar el conocimiento, la memoria, las palabras, los haceres transmitidos en estos 30 años.

Nuestras vidas son nuestras. Ustedes, si insisten, sólo pueden quedarse con nuestra muerte. Que les aproveche.

Enrique Gil Ibarra

5 Comentarios:

A la/s 7:39 p. m., mayo 02, 2008, Blogger vudu dijo...

es increible creer que tantos años pasaron y entre nosotros hay personas piensan de esa manera que en su diccionario la palabra terror y miedo son las principales

no les tenemos miedo.

 
A la/s 8:57 p. m., mayo 17, 2008, Blogger silvana melo dijo...

Hola Enrique. Algo pasó con un comentario anterior que no apareció. Reitero la pregunta. me equivoco o sos el mismo Gil Ibarra que era Prensa del bienamado Alberto Lestelle? Si es verdad, contámelo, porque te encuentro en lugares piolas, diciendo cosas muy piolas y me parece mentira que seas aquel. Un abrazo

 
A la/s 12:29 p. m., mayo 18, 2008, Blogger Enrique dijo...

No te equivocás, Silvana, soy el mismo. Pero siempre fui el mismo. Vos también sos periodista. No creo que todo lo que escribías en el diario de Olavarría fuera exactamente lo que pensabas ¿verdad? Un abrazo.

 
A la/s 9:15 p. m., mayo 20, 2008, Blogger Fernando Bonatto dijo...

Hola, me senti tocado con eso de que pusiste un blog para meter tus poemas y cuentos.........
Joder que no pase esa etapa.
No soy peronista,pero la contra da tanto asco que me levanto silbando la marchita y despues de escuchar a Lanata o a Descarrio me parece que Cristina y Nestor son Rosa Luxemburgo y el Che
te invito a visitar mi blog
http://poesiayramosgenerales.blogspot.com

 
A la/s 9:54 a. m., mayo 21, 2008, Anonymous hendrix dijo...

Gracias, Fernando, y no te preocupes. Sigo escribiendo, y a veces algún amigo generoso me publica algo ;-))
Pasé por tu blog y leí algunos de tus poemas. Me gustaron. si lo permitís, te agrego como link en el mío.

enrique

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal